dilluns, 28 de gener de 2008

Supressió dels punts negres de la N-240

El Ple de la Diputació de Lleida va aprovar per unanimitat una moció presentada per la diputada del PP, Maria José Horcajada, en la que exigeix al Ministeri de Foment eliminar els punts negres de la carretera N-240 entre Lleida i les Borges Blanques, desprès que un accident el passat dia 13 de gener hagi elevat a 8 les víctimes mortals en aquest tram de la carretera en els darrers tres anys. La moció es refereix a les cruïlles de Torregrossa i Margalef, Juneda i Masia Salat, on es va produir l’últim accident. El text reclama la construcció de rotondes a les interseccions de Torregrossa i Juneda i demana atendre el projecte presentat fa un any pels responsables de Masia Salat per donar una solució a aquesta cruïlla, sense que fins ara hagin rebut una resposta per part del Ministeri de Foment.

dilluns, 7 de gener de 2008

La economía familiar

Los datos del Instituto Nacional de Estadística demuestran que 2007 ha sido un año con menos crecimiento, más inflación y más desempleo. Nuestra economía ha crecido un 3,8 por ciento en el último trimestre, un nivel de crecimiento inferior al resto de Europa, siendo la primera vez que esto ocurre desde la entrada de España en el euro y confirma que la economía española está en un claro proceso de desaceleración.

Donde más se advierte el frenazo es en el consumo de los hogares, que son el motor de la economía, así como en la inversión, tanto de bienes de equipo como en la construcción. La industria también muestra una clara ralentización de su actividad y la creación de empleo se está resintiendo, reflejándose en más paro en el sector industrial y en la agricultura.

Esta nada satisfactoria situación económica hace que España sea el país de la Zona Euro cuyo salario medio real más ha bajado en los últimos cuatro años, con un descenso de más de 500 euros anuales y ello unido al incremento de los tipos de interés ha llevado a las familias españolas a estar muy endeudadas. Tanto es así, que la subida del euribor del 2,1 al 4,8 por ciento en los dos últimos años ha provocado que las hipotecas medias paguen al mes unos 225 euros más.

Tampoco se puede obviar que los precios de algunos productos de primera necesidad se han incrementado hasta un 22 por ciento en el último año y que la inflación se ha disparado en los dos últimos meses, pasando del 2,2 al 4,3 por ciento. La leche está más cara que nunca y ya cuesta lo mismo que un litro de gasóleo, el pan va a seguir subiendo porque el precio de los cereales se ha incrementado un 40 por ciento, y también han subido los huevos, la carne, la luz, el teléfono, la bombona de butano y el transporte –tren de la Pobla y AVE, entre otros-, además, como he mencionado anteriormente, las hipotecas que suben prácticamente todos los meses.

Mientras todo esto ocurre, el Gobierno practica la política del avestruz y el señor Zapatero sigue viviendo en su país de las maravillas y macrocifras, cuando la realidad es bien diferente y demuestra que cada día son más los españoles que viven y resisten con micro-salarios y con más problemas para poder llenar la cesta de la compra.

Por el contrario, para hacer frente a esta situación, el Partido Popular ha anunciado una envidiable reforma fiscal gracias a la cual los trabajadores y los pensionistas que ganen menos de 16.000 euros al año van a dejar de pagar el impuesto sobre la renta, una medida que afectará a un colectivo de unos 7 millones de personas. Además, si el PP gana las próximas elecciones generales acometerá otra reforma destinada a que las mujeres que trabajan fuera de su casa tengan un tratamiento fiscal específico. En este caso en concreto, de esta medida podrán beneficiarse 5,7 millones de mujeres.

Ante estas medidas sociales y beneficiosas para el conjunto de la sociedad española anunciadas por el presidente del PP, Mariano Rajoy, el vicepresidente económico del Gobierno socialista, Pedro Solbes, que se caracteriza por sus continuas subidas de impuestos, ha intentado desacreditarlas diciendo que el coste de la rebaja fiscal del PP será de cuatro mil millones de euros y que las arcas del Estado no los pueden asumir.

Des del PP desconocemos de donde ha sacado el señor Solbes estos datos, pero lo que si sabemos es que si los mileuristas españoles y los perceptores de las pensiones más bajas soportan esa cantidad de impuestos, entonces es más que evidente que la reforma fiscal propuesta por el PP no solo es justa, sino que además es necesaria y urgente.

Además, esta reforma tiene por objeto hacer de España uno de los países con una fiscalidad más moderna, eficiente y justa de la Unión Europea. Es una propuesta que pretende mejorar sustancialmente la competitividad de la economía española, y ello es posible si se tiene en cuenta que en nuestro sistema fiscal todavía existe un amplio margen para incentivar a través de las rebajas y la eliminación de determinados impuestos la actividad económica y la creación de empleo.

Ahora bien, también somos conscientes que dado el gran alcance de esta reforma, su aplicación ha de ser gradual, y puesto que afecta también a tributos cedidos parcialmente o en su totalidad a las Comunidades Autónomas, su aplicación plena sólo puede realizarse de forma paralela a la negociación y modificación del actual sistema de financiación autonómica y local.

En resumidas cuentas y volviendo a la situación económica actual, después de cuatro años de Gobierno socialista, los españoles tenemos la imagen de un presidente del Gobierno que saca pecho por los datos macro de la economía española, y sobre todo, la imagen de un país en el que los precios de los productos y servicios esenciales están por las nubes. Un país en el que los tipos de interés suben sin parar, en el que las hipotecas resultan inasequibles para muchos y en el que no deja de aumentar la presión fiscal. En definitiva, tenemos la imagen de un país, gobernado por un señor que se hace llamar Zapatero que en vez de arreglar los problemas, los crea, y que en lugar de buscar soluciones, diseña excusas.

Maria José Horcajada
Presidenta del PP de Lleida